Skip Navigation Links.
Sector Financiero
Tras la gran crisis experimentada por Estados Unidos y Europa, durante 2013 la actividad económica mundial continuó recuperándose aunque con niveles bajos, alcanzando un crecimiento en el PIB de 3%, cifra similar al 3,2% mostrado en 2012.

Las economías emergentes continuaron siendo quienes impulsaron en mayor medida este resultado aportando cerca de dos tercios del total, sin embargo, su expansión de 4,7% reflejó un menor ritmo frente al 5,1% del año anterior.

Las economías avanzadas crecieron 1,3%, destacándose Estados Unidos con 2,8% y Reino Unido con 2,9%; contrastando ello con los menores desempeños de las economías más afectadas por la crisis, donde los altos niveles de endeudamiento, desempleo, y restricciones crediticias aún se mantienen presentes.

América Latina creció 2,7%, cifra inferior al 3% de 2012. Se destacan las mejoras de Argentina con 4,2% (1,9% en 2012) y Brasil con 2,3% (1%); mientras cayeron considerablemente Chile con 4,2% (5,5% en 2012), México con 1,1% (3,9%) y Venezuela con 1% (5,6%).


El PIB total de Colombia en 2013 alcanzó los COP$493 billones, creciendo 4,7% frente a 2012.

La rama de actividad económica “Establecimientos financieros, seguros, actividades inmobiliarias y servicios a las empresas” creció 5% superando por cuarto año consecutivo al desempeño total nacional. En igual sentido, al corte de junio 2014, el sector financiero mostró una expansión de 6,1% frente a 5,4% total país.


El PIB 2013 del sector financiero fue de COP$97,3 billones, aportando el 19,7% del total, siendo el sector de mayor impacto seguido por la Industria Manufacturera con una participación de 11,3%.


En cuanto a la inversión extranjera directa en el sector financiero, en 2013 totalizó USD$1.606 millones, cifra record en su histórico, equivalente al 9,9% del total y 49% mayor que los USD$1.077 millones registrados en 2012.


Los activos del sistema financiero mostraron en 2013 un crecimiento real de 9% superando en COP$96 billones al valor 2012, esto en razón a un aumento estable de la cartera (principalmente las modalidades de vivienda y comercial) y un incremento moderado de las inversiones (4,8% versus 16,9% en 2012). Por tipo de activo, las inversiones representaron el 46,5% del total, la cartera 29,3% y otros activos 24,2%.

Al cierre de agosto 2014 los activos continuaron aumentándose, reflejando un crecimiento real de 10,9%.



Como consecuencia de la disminución de utilidades, los indicadores de rentabilidad ROA y ROE también se redujeron.

Por una parte, los fondos administrados pasaron de un ROA de 9,4% y ROE de 9,6% en 2012 a -0,3% en 2013 para ambos casos; y por otra parte, las entidades vigiladas pasaron de un ROA 2012 de 2,2% a 1,8% y ROE de 13,1% a 10,9% en 2013.